martes, 19 de mayo de 2015

El adiós {Parte III}



La noche había caído sobre Gotham y todos los viandantes estaban regresando a sus casas sin prestar atención a lo que iba a ocurrir en un par de minutos. Faltaba menos; el reloj marcaba las 23:57. Solo faltaban tres minutos para llegar al ocaso de aquel maldito día.


Tardó en llegar, pero el reloj dio las doce campanadas, señalando que ya había muerto un día más, que ya estaba naciendo otro día más. Entonces, una vez que la ciudad descansaba y no se oía nada -solo el gorgotear de los cuervos- una furgoneta negra apareció sobre una acera, aparó ahí y de ella bajaron el señor del acertijo y el pinguino. El segundo le reprochaba al primero que no le hubiese dejado conducir - ¿Acaso yo estoy tan loco para dejarte conducir? - levantó una ceja el señor acertijo - ¿Qué soy si siento miedo, terror y algo más al verte a ti, sucio y feo enemigo? - continuó hablando él
- Cállate, sucio esqueleto de mono - le reprochó el hombre regordete al hombre de las preguntas.

No tuvieron que esperar mucho porque al momento apareció un alfa giulietta de color rojo con acabados blancos. Cuando aparcó, de él bajaron dos chicas; por un lado una mujer que parecía haberse caído en un bidón lleno de mocos y, por otro, una rubia despampanante que lo echó todo a perder en cuanto habló - ¡Vamos a jugar! - dijo la rubia 

- No, Harley. Hemos venido aquí por algo importante, guarda tu pistola, por favor - le miró la chica del bidón y le dedicó una sonrisa - Tú y tú - miró a los dos hombres - seguidme, Harley irá delante ¿no es así? - lanzó una mirada inquisitiva a los hombres y estos asintieron...


***

Cuando Quinn entró al lugar todo estaba a oscuras. Parecía que fuese un descampado - ¡Hágase la lu...! - no pudo acabar porque se vio cortada por la chica de los mocos -que era pelirroja-. Harley la miró - Ayss... me haces daño Ivy - sentenció la rubia de ojos azules.

Al momento, como si estuviese esperándolos, apareció el centro de todo. Aquella persona a por la que habían venido les había fastidiado el plan - ¡Whoaa! - exclamó el hombre joven a la par que hacía una pirueta y quedaba frente a la rubia.

- ¿ Y Mr. J? - comentó irritada Harley sin esperar a que él dijese algo más. La situación se estaba poniendo tensa. Ivy, acertijo, Quinn y el señor regordete amante de los polos habían ido a vengar a Mr. J y al caballero de la noche ¿Podrían conseguirlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diseñado por El Perro de Papel