jueves, 30 de abril de 2015

El adiós



Gotham estaba en silencio. El señor de las bromas se había marchado y no iba a volver. No, esta no era una de sus bromas; no lo eran ni lo serían tampoco. Tan solo hacía un par de horas que el risitas de la ciudad había muerto a mano de otra persona ajena a Bane o Harley Quinn. Ni acertijo, pinguino o two faces. 


Hiedra tampoco había tenido nada que ver. Un nuevo villano del que no se sabía el nombre estaba haciendo de las suyas. Tampoco se sabía nada de Batman ¿Donde estaría el caballero de la noche?

- Mr. J, oh Mr.J.... - decía Harley entre sollozos mientras lloraba en el hombro de Hiedra - Yo... no s...sé - continuaba diciendo entre sollozos sin soportar la idea de no volver a ver nunca más a su pastelito, a su pudding

- Él no te hacía nada bien Harley pero es una pena.... - tenía razón la señorita Ivy. La ciudad ya no estaba tan graciosa como antes; las risas se habían apagado y quizá no volverían.

- Pe...pe...per...pero - negó con la cabeza Quinn a la par que se sonaba la nariz con los dedos - Yo qu..qu..que..quería a J...J...J - los ojos azulados de la alocada chica parecían un torrente surcando el comienzo de un par.

En otra punta de la ciudad una nueva persona caminaba ajena a todo eso. Le daba igual causar miedo o pánico entre los habitantes de la ciudad - Perdón perdón - canturreaba cerrando los ojos, dándole igual todo. Y, aunque la gente no le tenía mucho miedo, los ciudadanos debían empezar a huir de él, pues él había sido el que había dado fin al Joker. 


Continuará....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diseñado por El Perro de Papel