lunes, 13 de abril de 2015

Burn {Parte II}



Dean acabó de desayunar y dobló el periódico, dejándolo sobre la mesa en la que estaba antes. También se acercó a la pila y dejó la taza de café vacía allí. Por suerte aquello le había sentado mejor que bien; si la ducha, anteriormente dada, no le había despertado lo suficiente ya lo había hecho el café. Y si tampoco esto lo hubiese conseguido, a lo largo del día seguro que despertaba.

Salió de casa y se montó en el coche para ir a trabajar. El reloj del coche marcaban las 7:45 de la mañana. Otra vez ese incontable y asqueado tráfico para ir, nuevamente, a sentarse en su silla y estar todo el día revisando casos y casos de asesinatos sin resolver. Era uno de los altos cargos de la policía y aquella profesión ya le estaba aburriendo; llevaba más de 14 años en el cuerpo de policía y había tenido varios ascensos en su vida. Actualmente estaba estudiando el caso de una chica que descuartizaba a sus victimas. La chica - o mujer - se hacía con varios órganos del cuerpo de su víctima y le dejaba una especie de signo - o señal - sobre estas. Estaba apodada como ' La asesina del punzón ' puesto que las marcas las hacía con un punzón de esos que usaban los niños en sus etapas de educación básica.

Dean volvió su mirada hacia el congestionado tráfico que tenía delante de sus narices y suspiró agarrando el volante con todas sus fuerzas - Mierda - algo de radio le animaría, le haría pensar en otra cosa y no en los incontables pitidos que ya surgían efecto. Toqueteó la radio hasta que la encendió, despues buscó alguna emisora diferente pero en todas daban la misma serie de cosas; noticias y más noticias. ¡Estaba ya cansado de tanta puta noticia! Quería música, quería evadirse, quería ...

Entonces localizó una emisora que lo sosprendió e hizo que frunciese otra vez el ceño, como ya había hecho minutos atrás en su casa. Se escuchó un leve pitido y tras esto una voz susurró lo siguiente ' Un amor peligroso te conoc... '. Antes de que acabase por decir todo, Dean, cabreado apagó la radio. ¿Qué cojones pasaba con eso? ¿Era la maldita frase del día? ¿O es que algo malo le iba a suceder? Mientras tanto siguió con el ceño fruncido y se permitió cerrar los ojos. Cuando los abrió, la fila de coches ya había desaparecido y en la carretera solo estaba él. ¿Cuánto habría pasado desde que cerró los ojos?


Continuará...

3 comentarios:

  1. Ostras >.< El final me ha dejado de piedra, quiero saber ya qué está pasando!!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues...... querida amiga ya tienes otra nueva parte!

      Espero que te guste y muchisimas gracias por pasarte por mi blog ^^

      Es un placer leerte :) ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Hola, hoy a salido promocionado tu blog en el mio, te dejo el enlace y te sigo.
    Un saludo
    http://eldesvandelasmilun.blogspot.com.es/2015/04/conociendo-blogs-35.html

    ResponderEliminar

Diseñado por El Perro de Papel