viernes, 6 de febrero de 2015

¿Quién es? {Parte V}


- Ve....vengan ¡rápido! - dijo Benjamín a los presentes de la otra habitación y estos, acompañados de la periodista, entraron en el comedor. El cuerpo del sacerdote, sin vida, permanecía en la misma posición en la cual había estado la anfitriona de la cena tan solo unos minutos antes. Sin embargo, este tenía más sangre, un poco más de sangre que su predecesora.

- Has sido tú, canalla....- dijo el Doctor
- Cabrón - contestó el alcalde
- Que te follen - continuó la periodista

- Él no ha podido ser señores - contestó la viuda, andando como si supiese donde estaba la pista - Él había ido a por una manta y no sabía nada sobre este señor. Además, ustedes y yo le hemos visto, hemos visto como venía corriendo y.. al menos que sea un buen actor, no ha podido hacer nada - volvió a mirar a los presentes, con un interrogante en el rostro. Aunque rápidamente ese interrogante se vio resuelto.

- Analicemos la situación - dijo la tabernera - Ambos han sido matados de la misma forma. Un disparo en la cabeza. Y, si nosotros no hemos sido, el asesino aún no ha ent.. - se vio interrumpida

- El asesino estudió la situación - le cortó la periodista - Mirad lo que hay frente a este sitio de la muerte - Y todos miraron, desde el lugar maldito, al frente. Ahí había un cuadro ¿Qué pintaba un cuadro ahí? - Centrad la vista en algo peculiar. En el ojo del cuadro - salió entonces corriendo hasta el cuadro y, una vez ahí, intentó mover este hasta que lo consiguió. El lienzo se abrió de tal manera que parecía una puerta antigua y tras él, había una pistola que, justamente, cabía por el agujero del ojo - Aquí tienen porqué murieron los dos. Alguien se estudió esta casa antes de venir. -

- El asesino está entre nosotros - la viuda miró desconfiada al alcalde y a la bibliotecaria. La bibliotecaria a la tabernera, la periodista y al doctor. Y todos ellos a Benjamín.

***

El cuerpo de Lydia reposaba aún en el frío suelo y a su lado el cadáver del sacerdote permanecía en la misma postura. - No vais a creer lo que visto - apareció de pronto la periodista con los ojos desorbitados del terror que había descubierto - Seguidme, rápido - y dicho esto la periodista echó mano a las escaleras y comenzó a subirlas hasta que llegó a la segunda planta. Esta daba a un pequeño pasillo y, a cada lado de este, había dos puertas cerradas. En una de ellas ponía 'Prohibido el paso' como si de una sala de electricidad se tratase - El cuarto de Lydia está ahí - señaló la periodista que, a saber por su información, había visitado ese sitio minutos antes.

- ¿Pero qué...? - preguntó la viuda llevandose las manos a la boca
- Esto es una tomadura de pelo - siguió el alcalde
- Si estamos todos... - contestó Benjamín

Había fotos de todos. La tabernera, el doctor, el alcalde, la bibliotecaria, la propia viuda... estaban todos ¡hasta el difunto sacerdote! - ¿Qué clase de majadero hace todo esto? - preguntó Benjamín y sacó su móvil - Ahora mismo llamo a la policía y busco quien es esta Lydia, ya me está cansando el jueguecito de los cojones... - el alcalde había empezado a perder los papeles.

- Pe...pero, si Lydia tenía fotos de todos en el cuarto, quiere decir que sabía quien era el problematico de todos. La mataron sabiendo que iba a destapar todo. Por eso nos ha reunido aquí, por eso nos iba a explicar qué nos une a todos - dijo la viuda entre susurros.

- Ya me estoy cansando... - volvió a repetir el alcalde saliendo de aquella habitación y bajando a los dos salones - Yo voy a llamar a la policia. -

- No - dijo la tabernera - hay que encontrar al asesino, debemos separarnos y de esa forma si alguien muere sabemos que su pareja ha sido quien está detrás de todo esto - En primer lugar la impresión que dio esa idea fue de una completa tontería, pero cuadraba. La muerte de uno, por la liberación de los otros.

***

- Está bien. Entonces, Benjamín va con la periodista, el doctor con la bibliotecaria, el alcalde con la tabernera y conmigo - concluyó la viuda antes de unirse a su extraña pareja - A la mínima señal, gritad y acudiremos para ayudar ¿Está claro? - todos asintieron. La misión que ahí empezaba distaba mucho de la cena agradable que iba a darse en un comienzo.

2 comentarios:

  1. Cuando me dijiste de empezar este relato pensé en otra cosa. Aún estoy alucinando y enganchada a la historia.
    Espero el siguiente capi!!

    ResponderEliminar
  2. Espero que el próximo cap sea para mañana >.< Tengo ganas de saber quién es el malo y de saber qué los une a todos. Un beso

    ResponderEliminar

Diseñado por El Perro de Papel