jueves, 5 de febrero de 2015

¿Quién es? {Parte IV}


Benjamín no consiguió reprimir el acto reflejo de morderse el labio en cuanto el alcalde habló. Quizá el alcalde sabía más de lo que decía ¿Por qué si no iba a saber o sospechar, aunque solo fuese en ligeros ápices, que aquel lugar tenía que ser habitado por Benjamín? Bueno, si nos pusiéramos a pensar podía llevar razón; a no ser que quien tuviese que ocupar esa silla era el asesino, pero si fuera eso ¿Quién era el asesino? y mucho más importante ¿Dónde estaba él o ella? De momento solo tenían una victima sobre la mesa, cualquiera podía ser sospechoso, ninguno se salvaba.


- Ten...tenemos que apartar de la vista el cuerpo... no pue...puedo seguir viendo aquí a es...es..esta se...señora - continuó diciendo la bibliotecaria, después de haber dejado la carta, que tenía Lydia en su poder, en la mesa - Doc...Doctor... llévese el cuer...cuerpo - siguió hablando la mujer rubia - Al...alc...alcalde ayu..ayude - acto seguido el silencio se hizo en la sala. Ese silencio duró poco, pues el doctor, gracias a la ayuda del alcalde, llevó el cuerpo de Lydia a uno de los salones secundarios de aquella mansión.

- Estamos atrapados, nadie puede entrar ni salir - dijo la viuda mientras seguía a estos dos hombres - el asesino no puede salir. Es alguno de nosotros y tenemos que dar con él - eso estaba de más decirlo; todos sabían que tenían que hacerse con el asesino y preguntarle la razón por la cual mató a Lydia.

- ¿Pero por qué coño nos reunió a todos? - preguntó el alcalde mientras cargaba el cuerpo de la morena.
- Ahora no es tiempo de eso - volvió a intervenir la viuda
- Yo creo que sí es tiempo - dijo Benjamín que permanecía atónito ante aquella escena tan extraña y misteriosa.
- Callaos ya - espetó la periodista con su tono malhumorado.

- Es obra de satanás - argumentó el sacerdote. Él era el único que permanecía aún en la escena del crimen. Había decidido no ir con todos y así podría evitar ver a la pobre mujer muerta. Sin embargo, permanecía sentado en su misma silla, pero no comía, no tenía apetito - Es obra de satanás - volvió a repetir mientras, en el otro salón, donde estaban todos, Benjamín ayudaba al doctor y al alcalde, hasta que se apartó de ellos sin dar explicaciones. Por ende, la fuerza que hacía, para mantener el cuerpo de Lydia seguro, se vio menguada y de esa forma la cabeza de la pobre fallecida golpeó el suelo, haciendo que la sangre volviese a caer sobre este.

- Voy a por una manta o algo para tapar a la señora Lydia, esperen, por favor - argumentó ya cuando estaba en la escena del crimen, cerca de su cocina. Benjamín pasó al lado del sacerdote que permanecía, esta vez, sentado en el lugar que debía estar ocupado por Lydia. Extrañado, fue andando mientras sus mayores miedos volvían a cumplirse. Otra vez la luz volvía a titubear.

En el otro salón, quienes estaban allí contemplaron todo con ojos desorbitados. No se podían creer que de nuevo volvía a pasar - No os alejéis de mi - dijo el alcalde dando una mano a la viuda y otra a la tabernera - No nos pasará nada ¿eh? - dijo con la voz un poco alterada, notando como la respiración del doctor volvía a agitarse ¿Y la periodista? ¿Dónde coño estaba la periodista? - ¡Srta. Docks! - exclamó el alcalde, pero no había señales de ella.

Entonces, cuando la luz permaneció durante unos minutos apagada, el pánico volvió a inundar a todos. Las cortinas, como estaban corridas, tapaban la luz que pudiese venir de fuera, de la tormenta que hacía allí. Un ruido sordo perturbó ambas salas; otro sonido de bala, otro peligro... y, cuando terminó de sonar, la luz volvió a brillar por si misma. Cuando lo hizo, Benjamín dejó caer la manta que llevaba sobre sus manos, la manta que taparía a Lydia. En ese momento, el sacerdote, que permanecía sentado en el sitio de Lydia, estaba muerto y su cabeza reposaba en el mismo lugar que la de Lydia tan solo unos minutos atrás.

2 comentarios:

  1. Uhh acabo de leer de un tirón toda la historia. Está bastante bien, quiero seguir leyendo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te está gustando?

      Si notas alguna incoherencia, se debe a algún fallo de dedo mío :( jeje

      ¡Pronto subiré la siguiente parte!

      Eliminar

Diseñado por El Perro de Papel