sábado, 21 de febrero de 2015

Pesadilla



Mike volvió a darse la vuelta y nuevamente tocó a la puerta - Buenos días señorita Prestton - dijo el pequeño niño rubio mientras sonreía a la joven chiquilla que tenía frente a él. La señorita Prestton, de nombre Jacky, tenía una larga melena rubia y unos perfectos ojos azules que nada tenían que envidiar al color del mar. Además, Jacky tenía un buen carácter y un muy buen corazón.

- Señorita ya le he dicho a mi mamá que vamos a ser novios y juntos nos vamos a casar en un par de años - Jacky no supo que decir y solo sonrió como una chiquilla infantil, dejando a la luz sus perfecta dentadura blanca - Y eso me hace muy feliz - dijo el niño mientras miraba a la pequeña rubia

 - Yo....yo.... hay al...al... - intentó decir Prestton pero no fue capaz. Sus decisiones se adelantaban a sus palabras, atropellaban estas y le hacía que, a la chica, le fuera imposible decir algo - Sa...sa...sa...- siguió intentando hablar aunque con un negativo resultado. 

- Mi mamá me ha dicho qué te ocurre, cómo eres y no me importa - el niño de nuevo marcó su forzada sonrisa y ahí se quedó, en el umbral de la puerta, mirando a ver si la chica le dejaba pasar o no. 

1 comentario:

Diseñado por El Perro de Papel