miércoles, 25 de febrero de 2015

Pesadilla {Parte III}



Los padres de Mike tomaron cuenta propia sobre los movimientos que debían hacer en casa de Jacky. Richard fue el que se calmó más tras cruzar el umbral, pero la madre del niño volvió a ponerse nerviosa y caminó hasta la cocina, sin consentimiento de la chica anfitriona - ¿Dónde está mi hijo, retrasada? - sin importarle nada le espetó ese adjetivo calificativo. Tras eso, miró a Richard - Vamos, Richard, muévete - Richard se levantó del sofá y daba a entender que estaba buscando, aunque muy dudosa era su acción.

La chica alucinaba en colores. Le habían llamado retrasada, que cierto era porque tenía un ligero problema psicológico, habían entrado en su casa como un elefante en una cacharrería y, por si no fuera poco, la mujer de Richard estaba investigando por toda la casa, acusándola de la desaparición de Mike - pu...pues sí, mira - Jacky siguió hablando normal, sin tartamudear. A esto le siguió una sonrisa. - La cena está lista - y sin decir más caminó a la cocina.

Entonces la mujer de Richard miró a su marido que se quedó parado en ese momento y ninguno de los dos podía vocalizar ¿Qué coño quería decir con que la cena estaba lista? Aún así se atrevió a entrar a la cocina. Una vez allí, sintió como las piernas le fallaban, la cabeza le daba vueltas y su estómago le daba órdenes de vomitar cualquier sólido o líquido que hubiera ingerido.

El cuerpo de Mike, desmembrado, estaba dentro del horno. Como el chico no cabía de una sola pieza, Jacky le había cortado las manos y los pies. La cabeza en tercer lugar; esta reposaba sobre la encimera, justo encima del horno. Los ojos de Mike estaban inexpresivos, inertes, junto a su sonrisa. Esa sonrisa que él siempre aportaba, ahora permanecía hundida sobre el frío mármol de la encimera. El suelo de la cocina estaba lleno de sangre y, más espeluznante aún, Jacky sonreía como si no hubiese un mañana. Y tras esa sonrisa podía verse como en sus dientes había sangre, puesto que Mike había sido devorado tal cual. Trozos de piel asomaban por la mandíbula de la señorita Petterson. Justo en ese momento, la mujer de Richard, comprendió que Jacky era una mentirosa, no era retrasada e incluso era más lista que todos juntos. 

Petterson sacó la bandeja del horno dejando a ver el cuerpo sin vida de Mike, desmembrado y cruelmente torturado. Jacky puso la bandeja sobre la encimera, al lado de la cabeza del niño rubio. Tras llegar ese momento, la madre del niño cayó desplomada al suelo.

FIN

2 comentarios:

  1. Ya era hora de que subieras la II y III parte, tenia muchas ganas de leerlas. La verdad es que me ha gustado mucho. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Perdón por la demora! jaja ¡Me alegro de que te haya gustado! Muchas gracias por leerlo :3 :3

      ¡Un beso!

      Eliminar

Diseñado por El Perro de Papel