sábado, 31 de enero de 2015

¿Quién es? {Parte III}


Tras ver el cuerpo de Lydia sin vida, el doctor se acercó a él y visualizó el orificio que tenía el cadáver. El orificio que le había dejado la bala no era muy grande y, a decir verdad por la escasa sangre que había en el lugar, el disparo tuvo que realizarse desde un sitio lejano. Y ¿Quiénes eran los más lejanos? Pues la viuda y el alcalde. Pero sin duda había algo extraño; un aspecto diferente que el Doctor pasó por alto y al igual que él todos los presentes. Todos excepto la bibliotecaria. Se levantó de su silla y comenzó a hablar, mientras todos los demás, excepto el doctor, permanecían sentados – Ly…Lydia – podía apreciarse en su voz el titubeo que produjo tal acción – Ly…lydia…-siguió - … tenía una de sus manos metida en su chaleco cuando la ma….mataron - ¿Pero cómo sabía eso? Si ahora la mano había caído sin vida y colgaba del cuerpo inerte que se sostenía por el peso de la cabeza que estaba asentada sobre el plato de cerámica – Se…se..será mejor qu…que… -

- ¡Nos vayamos! – dijo el sacerdote de repente cortando la frase de la bibliotecaria - ¡Esto es obra del maligno! Quiere resarcirse del pec….-

- ¡Cállate! – espetó la periodista – No tienes ni puta idea de lo que estás hablando – con sus modales ya había demostrado que le daba igual estar hablando a un santo padre – Si no sabes de lo que hablas, mejor no digas nada y ahórrate quedar en ridículo – volvió a sentenciar la periodista mientras miraba a la tabernera - ¿Y tú no nos vas a ayudar? Llorando no solucionas nada – Había algo en el carácter de la periodista que conducía a sospechas ¿Por qué esa apariencia tan fría? ¿Por qué era así?

- ¡Vámonos! Venga ¡Vámonos! – volvió a repetir el cura y dicho esto salió corriendo. A él le seguía la viuda. Ambos abrieron el gran portón de la mansión y se montaron en el coche de la mujer – Gra…Gracias a Di…Dios ¡Están todos locos! – continuó hablando el sacerdote y la viuda asentía a todas sus palabras. Sin embargo, cuando se disponían a abandonar el lugar, la lluvia, fuerte y ruda, había embarrado el pastizal que daba lugar a la entrada. Lo había embarrado y sobre él había grandes troncos de árboles – Tiene que haber sido la tormenta – comentó el sacerdote – debemos volver, no hay otra salida – siguió hablando el copiloto mientras miraba a la viuda.

***

Al momento, cuando llegaron, volvieron a entrar a la escena del crimen, se situaron en el amplio comedor. Allí seguían todos los extraños invitados y, el cuerpo de Lydia, continuaba en la misma posición que antes – Lleváosla de aquí – chilló la bibliotecaria, que, para aquel entonces, ya tenía en las manos la carta que Lydia, anteriormente, estaba palpando cuando recibió el disparo. La bibliotecaria alzó la voz y comenzó a leer

Estimados caballeros. Es un placer para mí contar con su visita en esta cena tan especial. Si están aquí es porque ustedes son buenos en algo. Un área diferente para cada persona, sin embargo, algo nos une a todos. Ustedes lo saben, yo también.


- Qué raro – siguió hablando la bibliotecaria – es un resumen de su presentación. Es como si….- no pudo terminar de hablar puesto que fue interrumpida por la viuda.

-… se hubiese preparado el discurso. Ella nos trajo aquí por algo. Entonces… por qué nos iba a traer aquí si yo no tengo ni idea de quien es este alcalde – lanzó una mirada frívola al alcalde y este le devolvió un gesto de duda – Quería contarnos algo pero no fue capaz. Quien supiese lo que nos iba a contar fue quien la mato. El asesino está entre nosotros – la viuda miró a todos.

- Pe..pero ¿por qué hay una silla vacía? – preguntó Benjamín y encontró rápidamente respuesta por parte del alcalde.


- Porque tú formas parte de la reunión ¿No? – el alcalde miró al doctor y a Benjamín. Ahí tenemos la explicación de la silla vacía.

3 comentarios:

  1. Woohhh Ahora mismo no tengo tiempo para leer nada porque como no me eche a dormir mañana no me levanto, pero.. ¡qué cambio! Está perfecto este diseño, me encanta. Está muy bien ordenado y este tipo de plantilla me gusta mucho ^^ Ah, y el detalle de la barra de desplazar también me gusta, nunca he sabido cómo se pone.
    Bueno, lo dicho, que me encanta el nuevo aspecto de tu blog el morado es uno de mis colores favoritos). Me voy a dormir, buenas noches!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Me alegra mucho que te guste. Estuve peleandome con las plantillas varios días; no encontraba ninguna que me gustase y, claro, era desesperante. Pero por fin dí con la exacta, con la perfecta y su estructuración de contenidos me gusta bastante. Queda, por así decirlo, más formal que la anterior, o al menos para mi gusto jeje!

      Espero que hayas dormido bien :)

      Eliminar

Diseñado por El Perro de Papel