martes, 30 de diciembre de 2014

Se llamaba ... {Parte III}


Lissy era idéntica a su hermana Lys. Sí, pese a eso, su madre podía diferenciar a las chiquillas porque una de las dos gozaba del poder la vista; otra no. Sí, una era invidente, otra no. Ahí estaba el secreto de la distinción - Buenas noches, Lissy - su madre arropó a la chiquilla y apagó la luz de su habitación. Al momento, hizo lo mismo con Lys - Hey, Lys. Cuida de tu hermana, por favor. Ella al no poder ver, necesita nuestra ayuda - le susurró la mujer.

***

Lys caminó hasta ponerse al lado de Robb, fingiendo ser su hermana Lissy - ¿Robb, eres tú? - fingió ser invidente y se quedó quieta, esperando la aprobación del chico. Después esperó que Robb le pusiese el brazo para comenzar a caminar - ¿Qué quieres hacer hoy, Robb? - siguió fingiendo Lys para despistar más al ingenuo de Robb

***

- Por favor, Robb. Soy yo, Lissy, ella es la impostora - Robb estaba ante las dos chicas. Ambas eran una copia de la otra y estaban liando al chico - No, Robb. Yo soy la verdadera Lissy, ella es la impostora, por favor - La situación en la que se encontraba el chico era desesperante ¿A quien de las dos creía? ¿Y si se equivocaba?...

[...]

Entonces Robb gritó y miró a la joven que creyó en un primer momento - Eres tú ¡Maldita! - sí, se equivocó de Lissy. Empujó a la verdadera Lissy, con tan mala suerte que la chica se golpeó la cabeza y se cayó redonda al suelo - Maldita ¿Qué vas a hacerme? - Entonces la niña impostora le pegó un puñetazo en la nariz, haciendo que sangrase. Lys, la chica que quería matar a Robb desde un principio, ahora podría lograrlo.

1 comentario:

  1. ¡Qué locura! ¡Qué desconcierto! ¡Qué todo! Te vas superando por momentos...
    ¡Espero con ansias la siguiente! *------*
    Muy buena ;D

    ResponderEliminar

Diseñado por El Perro de Papel