lunes, 22 de diciembre de 2014

Muertos Vivientes {Parte II}

Jackie cerró la puerta tras salir de la casa de aquel anciano. Su careta se veía perfecta y dispuesta para asustar a más gente, pero lo que nadie sabia es que no solo asustaría la careta; también la cara del joven niño. Dejó atrás al anciano, que a estas horas estaría muerto, y siguió andando buscando su próxima victima. Entonces se cruzó con un par de chicas, dos o tres años menores a él - ¡Ey, como mola tu traje! - dijo una de estas chicas pero él no contestó, se alejó y se fue de ahí, cruzando otra calle.

 ***
- Truco o trato - dijo la chillona voz del joven Doll. La ancianita que abrió la puerta, le dedico una sonrisa y le saco un gran bol con un montón de caramelos y chuches - Gracias - dijo Jackie, por primera vez aquella noche y se dio la vuelta, total, aquella vieja no merecía la pena. Eso pensó y continuó caminando hasta tocar en otra puerta, repetidas veces - La obra maestra explotará ahora - dijo el joven muchacho en un susurro.

Entonces se abrió la puerta y de ahí apareció un hombre de unos 35 años; como la puerta se abrió, se volvió a cerrar - Maldita sea, el jodido crio del demonio - espetó el hombre, tras la puerta. Entonces volvió a dar mamporros en la puerta el joven niño y esta se abrió - Vete o llamo a la policia, niño -. Doll negó con la cabeza y se coló en la casa del hombre, como hizo anteriormente con el anciano. Repitió el proceso de la careta, sin embargo, esta vez se separó del hombre. Se quitó la careta y el hombre se quedo petrificado...

[...]

' Aquello no era un niño; era un demonio en un cuerpo de niño. La cara de este estaba deformada, tenía un montón de verrugas; las cuencas, donde deberían estar sus ojos, no había nada, estaban vacías. Bueno, tampoco vacías; de ellas salían grandes gusanos cargados de un color rojo sangre. Ese color era provocado gracias a la emanación que daban estos gusanos del cuerpo del niño; un cuerpo flácido y blancuzco. Ese niño era un monstruo. Era una aberración de la naturaleza ' 

- La leyenda cuenta que ese demonio, disfrazado de niño, ronda por las calles de diversas ciudades durante la noche de los muertos vivientes. Él es un buen muerto viviente disfrazado de normalidad -

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diseñado por El Perro de Papel