jueves, 25 de diciembre de 2014

Las 3:00 {Parte II}

Era por la noche y el reloj marcaba las 2:55. Mike se removió en la cama, vio a su esposa dormir y se quedó mirando el techo. Tras varios minutos inquieto, dio otra vuelta, de nuevo, hacia su posición inicial. Entonces se levantó a por un vaso de leche; bajó de la planta superior y llegó a la gran cocina que estaba a medio amueblar. Abrió la nevera y cogió el cartón de leche. Cuando hizo eso, miró repetidas veces todas las bandas de la nevera, para ver si podía picar algo de comida, aunque no vio nada que le apeteciese - Pff - volvió a mirar el reloj que llevaba en la mueñca; eran las 2:59. Con el cartón de leche aún en la mano, se sirvió un vaso y volvió a guardar este envase color verde. No dijo nada y se limitó a tragar tan buen producto - Mie.... - 

 ***


- ¡Buenos días Ricky! - dijo con entusiasmo su madre y miró a Jess tambien - ¡Buenos días princesa! Vuestro padre habrá ido al pueblo más cercano a comprar comida para la navidad - Sí, la navidad estaba a la vuelta de la esquina - Ha tenido que irse temprano, cuando yo me he despertado no estaba - La mujer miró a los dos niños - Os espero en la cocina ¡Hay que desayunar bien ! - salió de la habitación de los niños y bajó hacia la cocina. Cuando llegó empezó a hacer el desayuno.

[...]

- Nara....nana....na...nana.... - tarareó una voz que parecía provenir de la buhardilla - Ellos querrán jugar y reirán.... el juego que se perderán - empezó a cantar una voz femenina y después de esa voz entró en acto otra - la....ra...la...lala...ra - continuó tarareando la otra - Ven con nosotras a jugar...- la casa estaba a oscuras mientras la propietaria y sus dos hijos dormían; sin noticias de Mike -narana....ra....na...- tarareó esta vez una voz masculina 

 - Sh, Jess ¡es papa! - susurró Ricky a Jess mientras este abría los ojos en mitad de la noche. Al seguir compartiendo habitación, los dos estaban unidos - ¿Vamos a ver donde está? - y sin dar contestación, Ricky se levantó de la cama; Jess siguió los pasos de su hermano - ¡No digas nada a mamá! - susurró esta vez la chica...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diseñado por El Perro de Papel